3 de mayo de 2013

La Indiferencia



Título: Detachment 
Director: Tony Kaye 
Género: Drama 
Año: 2011 
Reparto: James Caan, Lucy Liu, Tim Blake Nelson, Marcia Gay Harden, William Petersen, Bryan Cranston, Blythe Danner, Renée Felice Smith, Christina Hendricks, Adrien Brody




Siempre es posible hablar de Educación y  La indiferencia es una película que parece muy actual para quienes trabajamos en ella.

Esta película nos muestra las dificultades del día a día en la educación de jóvenes, de aquello que se presenta  es un estudiante como “apatía” por lo escolar y que  no solo se la podemos atribuir a la falta de “actitud o motivación”.

Protagonizada por Adrien Brody, un maestro que siempre elige ser sustituto en cada escuela a la que va debido a su peculiar historia de vida. Este maestro sustituto intenta hacer algo distinto con los jóvenes, querer enseñar, transmitir a los jóvenes que hay algo del aprendizaje que los puede atraer, un aprendizaje en el que pueden poner algo de sí.

Si bien muchas películas le han dado el mismo toque a la relación maestro-alumno, la diferencia con esta película es que muestra que el camino no es sencillo cuando los adultos, ya sea padres, directivos y maestros, no se colocan en el papel de autoridad y menos de una escucha con los jóvenes más allá de los típicos sermones y sanciones que han perdido el sentido, esa construcción de legalidades a la cual nos invita la psicoanalista Silvia Bleichmar.

La película nos permite reflexionar que la labor del maestro tiene un reto, no solo en cuanto a la enseñanza sino también en la formación de vida, una formación que implica transmitir a los jóvenes  que pueda mirar hacia  un futuro que no solo se reduzca a la inmediatez, a que puedan tener un futuro diferente aun con la carencias de soporte familiar, a que pueden ser creadores desde sus posibilidades.

También esta película nos muestra que la relación maestro-alumno se complica, más aun cuando estos adultos dentro de lo educativo se encuentran envueltos en sus propios fantasmas personales, en donde la escuela pasa a ser un trabajo  más o se convierte en el espacio para colocar sus frustraciones.

Es un filme de drama que nos invita a  reflexionar nuestra posición como adultos y maestros frente a los jóvenes; originalmente la película se llama Detachment (Desapego en español), es justamente ese desapego, esa inercia que se instala cuando ya nada de lo que ocurre con los jóvenes nos interesa cambiar, parece que los docentes, esos adultos, ha perdido el interés por generar un cambio, un cambio que pueda  hacer un llamado a los jóvenes.

De los jóvenes podemos excusarnos  diciendo que no tienen la madurez para implicarse del todo en su educación, entonces ¿Qué excusa hay para los adultos?

Esperamos que puedan ver esta película, muy buena para trabajar con docentes.

1 comentario:

  1. MUCHAS GRACIAS PIOR LA RECOMENDACION...ME HACEN INCLUIRLAS Y PERSEGUIR UN NUEVO CINE..TANIA CRUZ

    ResponderEliminar